¿Porqué qué tener un consultor de negocios en mi empresa?

Héctor Lozano Moreno
Socio Director General
CoSphere Consulting Group

Todo mundo habla de lo avasallador que está siendo el cambio. Está cambiando la geografía, la economía, la tecnología, el estilo de vida de las personas, y por supuesto, la manera de hacer negocios.

Prácticamente no hay empresa o industria que esté protegido. Hay muchas en México que francamente están en serios problemas, pues no han sabido ajustarse a los nuevos tiempos. Las industrias del zapato, la textil y la del juguete están en pleno declive ante la competencia China. Las empresas detallistas mexicanas están sucumbiendo ante el poderío de Walmart y qué decir de las antes populares tienditas de la esquina. Las agencias de autos con la gran apertura y diversificación de marcas que han llegado a México, tiene serios problemas para mantenerse rentables; las agencias turísticas están sufriendo para ofrecer valor en la era del internet; y así empresas grandes, medianas y pequeñas se encuentran cada día más ante la encrucijada de enfrentar un entorno competitivo que a muchas parece serles enteramente nuevo y desconocido.

¿Pero cómo pueden hacer las empresas para mantenerse actualizadas acerca de las nuevas formas de hacer negocios, de las más eficientes y modernas tecnologías, de las prácticas líderes, de los nuevos sistemas de gestión? ¿cómo lograr que los ejecutivos y los empleados dominen y adopten nuevos modelos y tecnologías si apenas tienen tiempo de ocuparse del día a día? Es prácticamente imposible.

Por eso es que en los últimos años ha crecido insospechadamente una nueva industria: la de la consultoría de negocios. ¿Ha oído usted aquello de “zapatero a tus zapatos”? El negocio de los consultores consiste precisamente en investigar, desarrollar e implementar nuevas y mejores formas de hacer el negocio en distintos tipos de empresas e industrias, mientras usted sigue operando. Tener a su lado un buen consultor, aquél que tiene enfoques y métodos novedosos y probados, aquél que se mantiene actualizado y que domina las prácticas líderes, aquél que se esmera en resolver los problemas de las empresas y que tiene para ello, metodologías y herramientas de vanguardia, puede ser de gran valía para que las empresas se inserten en la nueva economía. Pero mucho ojo… abundan los consultores que sólo le harán perder su dinero y su tiempo. Tomar la decisión de contratar a un consultor, como la de ponerse en manos de un buen médico, es una decisión vital para rejuvenecer su empresa o mantenerla saludable. Tal vez, usted no pueda sólo.

Ponerse en manos de un especialista es importante. Tan importante como el que cada uno de nosotros acudamos al médico a que nos revise y nos de un tratamiento que nos regrese la salud o nos mantenga sanos.

¿Pero usted no va con cualquier médico verdad? Seguramente busca al menos:

  1. • Que tenga estudios reconocidos y vasta experiencia
  2. • Que sea un especialista
  3. • Que tenga ética
  4. • De preferencia que no sea insultantemente caro
  5. • Y de paso, que lo trate bien, con consideración.
  6. • De la misma forma, las empresas no deben ir con cualquier consultor. Y básicamente debe buscar las mismas cosas que se buscan en un médico:
  7. • Que tenga fundamentos teóricos sólidos, basados en el estudio y la investigación, así como gran experiencia en distintas compañías e industrias. Compartir eso le dará un gran valor a su negocio
  8. • Que no sea un todólogo. Elija al consultor adecuado para cada necesidad. Desconfíe de quien le dice que le puede ayudar, desde hacer su estrategia de negocios, hasta programar sus sistemas o reducir el consumo de electricidad.
  9. • Que sea honesto, íntegro. Poner en manos de gente poco confiable es un gran riesgo para su negocio.
  10. • La consultoría seria, suele no ser barata, como no lo es ponerse en manos de médicos especialistas reconocidos. Pero además de asegurarse que no le toman el pelo con sus tarifas, compruebe que habrá retorno sobre sus inversiones. No permita que la consultoría se convierta en un gasto. Una buena consultoría es siempre una buena inversión.
  11. • Haga negocios con consultores empáticos y con un alto sentido del compromiso y de servicio al cliente. Si ha de poner en manos de externos su negocio, asegúrese de que ellos tratarán su negocio como si fuera propio.
  12. Estimado empresario, estimados ejecutivos, no pequen de valientes queriendo arreglar sus empresas solos. La automedicación nunca ha sido recomendable. Pónganse en manos de un buen especialista. Si hacen una buena selección, él le ayudará a detectar esos síntomas que no lo dejan en paz y le dará una receta que le remediará sus males.